Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 23 de enero de 2017

Fibromialgia y Embarazo

La fibromialgia es una enfermedad muy extendida en nuestra sociedad. Muchos profesionales de la salud han cuestionado su existencia hasta que finalmente se reconoció no hace algunos años. Hoy día conforma uno de los temas más frecuentes en investigación médica.

La mayor parte de las personas que sufren fibromialgia son mujeres. Estas personas padecen diariamente síntomas como dolor, cansancio, problemas digestivos y de la piel, sensibilidad a las luces y al ruido, calambres, pérdida de fuerza, insomnio, falta de concentración y/o depresión. Todos estos problemas los recuerdan siempre presentes en sus vidas, desde que son niñas, o bien aparecieron tras años de soportar situaciones de ansiedad intensa. Curiosamente, durante el embarazo, donde tienen lugar las nauseas, mareos, dolor de espalda y piernas hinchadas, suelen sentirse aliviadas.

La explicación la encontramos en unas sustancias antiinflamatorias segregadas por el mismo organismo durante el embarazo. Gracias a esto, la mujer vive los meses de gestación como los más felices de su vida, llena de energía, sin dolor y feliz.

Sin embargo, es importante que durante el embarazo se tenga precaución y la embarazada no confíe en esta repentina situación en donde han desaparecido sus dolencias. La fibromialgia está muy relacionada con variaciones en la microbiota intestinal (flora intestinal) y con intolerancias alimenticias, así que muchas personas con fibromialgia cuidan su dieta durante todo el año para mantenerse saludables y aliviar los síntomas. Si durante el embarazo estos síntomas mejoran con el propio proceso de gestación, se corre el riesgo de despreocuparse de los cuidados propios que toda persona con fibromialgia debe llevar a cabo: actividad física, eliminar los alimentos a los que son intolerantes, meditación, vida social e higiene del sueño. Realmente son cuidados que debe atender todo el mundo (tenga o no fibromialgia) si desea conservar su salud, pero quien padece fibromialgia debe prestar especial atención a ellos para no sufrir dolor. Abandonar estos buenos hábitos durante el embarazo puede acarrear problemas tras el parto.


Por todo ello, aconsejamos a las embarazas que sufren fibromialgia continuar con los cuidados que han llevado a cabo hasta el momento de la concepción con el objetivo de vivir un postparto con el mayor bienestar posible.



Introduce tu dirección y consigue gratis más consejos:


1 comentario :

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Comenta el post aquí