Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 10 de octubre de 2015

Impartir mi primera clase de Pilates

Comenzamos las prácticas en la formación de Instructores de Método Pilates Mat Básico (Primer nivel de los ejercicios realizados en colchoneta) y tanto alumnos como profesores disfrutamos de esta nueva experiencia.


Estas primeras prácticas tienen por objeto aprender las premisas más básicas del Método y aprender a enseñarlas a un nuevo alumno (en entrenamiento personal) o alumnos (en clase grupal, aunque a esto lo llamamos Pilates Adaptado a Grupo ya que el Método Pilates es, por definición, un entrenamiento personal).

¿Qué hacer cuando comienzas a entrenar a una nueva persona?


1. En primer lugar, es imprescindible enseñarle la correcta alineación de las articulaciones. Pies, rodillas, espalda lumbar, espalda dorsal,  hombros, codos, antebrazos, manos y cabeza en su alineación correcta siguiendo las directrices de investigadores biomecánicos como el matrimonio de fisioterapeutas Kendalls.


Para que esto tenga lugar debemos tener en cuenta dos indicaciones tremendamente importantes en el Método Pilates que, además, las personas que practican Pilates tendrán que aplicar durante toda la hora y todos los niveles, no solo en el comienzo: La respiración y la tensión justa como herramientas para conseguir una correcta alineación y, más tarde, cuando comiencen los movimientos, como herramientas para ejecutarlos sin riesgo de lesión.

2. Así que, una vez que el alumno conoce cómo debe alinearse (lo consiga o no, no es importante, lo que necesitamos es que intente conseguirlo) ahora debemos enseñarle a respirar correctamente para conseguir alinear, sobretodo, la espalda dorsal y las extremidades superiores. 

Debemos tener en cuenta que podemos contar con alumnos que han practicado otro tipo de respiración al tocar un instrumento de viento, cantar o meditar. Debemos recordarles, con el ánimo de evitar conflictos, que esta “correcta respiración” se practica en Pilates para ayudar a la alineación y movernos con seguridad pero que existen otras “correctas respiraciones” según los objetivos que se deseen alcanzar, como, por ejemplo, tocar la corneta.

3. Cuando el alumno conoce cómo debe respirar en las sesiones de Pilates, observará que esta respiración tiende a modificar su alineación escapular y dorsal. Es entonces cuando debemos enseñar el concepto de “tensión justa” indicando que todas las articulaciones deben quedar alineadas durante la inspiración y la exhalación y que, para conseguirlo, es necesario sostener la posición con suavidad pues, cualquier tensión excesiva, solo conseguirá desalinear. Introduciremos aquí los conceptos “proyección” y “oposición” como fundamentales para comprender el concepto “tensión justa”.

4. Una vez conseguidos los objetivos “aprender la alineación de las articulaciones”, “aprender a respirar para alinear la espalda dorsal y las extremidades superiores” y “aprender el concepto tensión justa a través de las proyecciones y oposiciones”, será el momento de introducir los primeros movimientos que reten esta alineación que pretenden conseguir con los detalles enseñados. Será entonces cuando, al ver sus primeras caras de desconcierto, explicaremos el principio de frustración-reto y los pasos a desarrollar durante el aprendizaje motriz.


Introduce tu dirección y consigue gratis más consejos:


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comenta el post aquí